Historia

 

El nombre de “Fuentes de Oñoro” es posible que provenga desde la época Romana y del término latino “Fontes Alnorum” que significa “Las fuentes de los alisos”. Esta denominación hace referencia a las fuentes situadas alrededor del casco antiguo y que se encuentran en ambas márgenes de la ribera (Fuente de los Cascabeles, Pozo Girón, Fuente de San Pedro, La Fontana, Fuente del Ejido).

En el término municipal se han encontrado y catalogado yacimientos y hallazgos aislados que van desde el Paleolítico inferior, pasando por la edad de hierro, el periodo Romano y del Medievo hasta nuestros días.

Las tumbas antropomórficas que existen en el municipio y las figuras esculpidas sobre la piedra de la conocida como “Cueva de los Leones” indican la existencia de asentamientos en la época visigótica (s. VI y VII)

 

Testimonios escritos y recogidos en algunas publicaciones, relatan que en el s. XIII se ordenó la repoblación y la construcción de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Por aquella época se conocía a este municipio como “Las Fuentes de Donoro

Según cuentan las crónicas de nuestra historia, en los siglos sucesivos, Fuentes de Oñoro como tierra limítrofe entre España y Portugal sufrió los daños de las diferentes contiendas entre estos dos países. Las tropas en sus incursiones arrasaban cultivos, mataban animales, saqueaban casas, y los habitantes del pueblo se veían obligados a abandonar todo y huir una y otra vez hasta que se dieran las condiciones para regresar a sus casas. De entre estos episodios bélicos, el más rememorado, también por su cercanía temporal, es la Batalla de Fuentes de Oñoro de 1811 en la Guerra de la Independencia francesa.

La condición de puesto fronterizo viene desde el siglo XIV con vigilancia a cargo del Alcalde de sacas. En el siglo XVIII ya aparece la figura de Administrador de Aduanas.

A finales del siglo XIX se construyó la línea de ferrocarril hasta Portugal y en el año 1886 se inauguró la Estación de Fuentes de Oñoro. A partir de este año se inició la génesis del barrio conocido como Colonia de la Estación, donde se asentaron ferroviarios, aduaneros, carabineros y en torno a estos colectivos los comerciantes.

A principios del siglo XX llegó el tendido eléctrico, el telégrafo y las comunicaciones. En el año 1957 se inauguró el tramo de la Carretera Nacional 620 desde Ciudad Rodrigo hasta Portugal, y entorno a este nuevo corredor fronterizo nació el barrio del Nuevo Poblado, en el que se construyeron los nuevos edificios para la Aduana, Correos y Telégrafos, Escuelas, Casa Consistorial y otros establecimientos de servicios y comerciales, así como viviendas para los funcionarios de estos servicios públicos.

Como elementos destacables del patrimonio histórico, se conservan en el municipio:

 

  • Las figuras esculpidas en la conocida como “Cueva de los Leones” en la que aparecen dos leones rampantes en posición de combate, un toro, un perro y una cruz; y algunas tumbas antropomórficas situadas en diferentes lugares del término municipal (ambos vestigios están atribuidos a la época de los Visigodos).
  • La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (s. XIII) y las pinturas murales que se encuentran parcialmente conservadas en los muros interiores de la Iglesia, atribuidas por la Universidad Complutense a un pintor desconocido del siglo XV-XVI.
  • La Real Ejecutoria de 1841, documento escrito en papel de pergamino.