Batalla de Fuentes de Oñoro

La conocida Batalla de Fuentes de Oñoro (Mayo 1811) en la Guerra de la Independencia Española, es el episodio más relatado y conmemorado en esta Villa fronteriza.

A lo largo de su historia, Fuentes de Oñoro, por el hecho de estar situada en la frontera, siempre se ha visto envuelto en los conflictos y disputas entre España y Portugal. Cuenta la historia que las tropas en sus incursiones destruían todo lo que les impedía su paso y en las retiradas quemaban y destrozaban las cosechas para que nadie las pudiera aprovechar.

En los días previos a la Batalla de Fuentes de Oñoro, el Párroco Don Luis Silva, supo que los franceses se acercaban al pueblo, y ocultó los objetos de valor de la Iglesia. Terminaba de decir Misa, cuando se presentaron en su casa, robándole el cáliz con el que acababa de celebrar y todo lo que no había escondido. Aquel día el párroco y feligreses abandonaron el pueblo. No volvieron, hasta que la comarca estuvo bajo el control del General Wellington.

El ejército francés tenía en su poder las plazas fuertes de Ciudad Rodrigo y Almeida, aunque esta última estaba a punto de capitular por falta de víveres. Massena ordenó el avituallamiento de la fortaleza desde Ciudad Rodrigo, y si resultaba imposible dio instrucciones para su voladura antes de dejarla en manos del enemigo.

Sabedor el inglés del movimiento de Massena estableció su cuartel general en Vilar Formoso el 28 de abril. A primeros de mayo del año de 1.811 se mascaba la proximidad de la gran batalla.

Los días 3 y 5 de mayo se enfrentaron en Fuentes de Oñoro los ejércitos más grandes de Europa, luchando entre las calles y casas de esta Villa fronteriza, y la lucha fue tan sangrienta que los ancianos de Fuentes de Oñoro cuentan que según sus abuelos la sangre corría por la calle de la Iglesia como si fuese un regato, expresión muy acorde con la realidad, pues el suelo en aquella época estaba formado por canchales, que no dejaban sumir la sangre.

La derrota de los franceses en la Batalla de Fuentes de Oñoro hundió al Mariscal Massena ante el emperador Napoleón, y al mismo tiempo hizo crecer la aureola del general inglés Wellington. No obstante, ambos contendientes se atribuyeron la victoria de la Batalla de Fuentes de Oñoro y los franceses la reflejaron en el Arco del Triunfo de París y los Ingleses narraban su victoria en numerosos documentos, además de atribuir una calle a este municipio en Londres “Fuentes de Oñoro Street” y en el año 1971 emitieron un billete de 5 libras dedicado a Wellington y a la Batalla de Fuentes de Oñoro, que estuvo en curso legal hasta el año 1991.

Este episodio bélico lleva siendo desde hace décadas un hecho que atrae visitas desde el Reino Unido, y en los últimos años también ha suscitado en los munícipes la necesidad de conmemorar este evento, presentando a los numerosos visitantes la recreación histórica de la Batalla de Fuentes de Oñoro, a la que acuden recreadores con sus trajes y armamento, desde varios puntos de España y desde los países contendientes (Reino Unido, Portugal, Francia, etc.).

Monumentos conmemorativos