Fuentes de Oñoro

Historia

 
ANTECEDENTES.

Aunque la primera noticia histórica de Fuentes de Oñoro se halla en un documento judicial en el Archivo Municipal de Ciudad Rodrigo del Año 1376, no quiere decir, que no existiese antes. Contamos con vestigios muy antiguos de asentamientos en su zona. El yacimiento de Siega Verde en el Río Águeda entre Castillejo Martín Viejo y Serranillo, y el río Coa en Portugal testifican, que hace unos 18.000 años esta región ya estaba ocupada por el hombre, y de la Edad de Piedra perduran algunos menhires, como el de Hurtada y Fuenteguinaldo.

En la España Prerromana los Wetones ocupaban al menos cinco núcleos urbanos rodeando esta zona: Castelo Mendo en Portugal, Irueña en Fuenteguinaldo, Lerilla en Zamarra, Miróbriga y Gallegos, de los que dan testimonio sus verracos de piedra.

ORIGEN DEL NOMBRE

Los romanos nos dejaron el nombre del lugar, que posteriormente sería ocupado por el pueblo: “Fontes Alnorum” – las fuentes de los alisos-, que evolucionando desde el latín al castellano ha dado el resultado de Fuentes de Oñoro.

En un corto espacio a sendos lados de la rivera, tupida en aquella época de alisos, se hallaban actualmente cinco fuentes, probablemente conocidas ya en la época romana. La del Ejido, la Fontana, la de San Pedro, que surte el caño, la de san Pablo y la de los Cascabeles. Terminado ya la edad Antigua o en la Alta Edad Media se construyo un poblado en torno a esas fuentes, de la que recibió el nombre y de los que se conservan restos de su necrópolis en la sepultura de piedra situada en el camino de Galapero.

POSIBLE EXISTENCIA VISIGÓTICA

Contamos con una huella muy importante: la pequeña cueva del Berrocal conocida como la Cueva de los Leones. En su interior se halla esculpidos dos bellísimos leones rampantes en posición combativa, un toro, un perro un signo semejante a un corazón en postura horizontal y una cruz.

Con la invasión musulmana quedó casi despoblada toda la región. No perdura recuerdo alguno de esa época salvo el nombre de “Algañan” en la actualidad “Argañan”.

Ir al principio
ORDEN DE ALCANTARA, REPOBLACIÓN Y CONSECUENCIAS SOCIOPOLÍTICAS DE LA CONDICÓN DE FRONTERA CON PORTUGAL

En el año 1.161 Fernando II funda la Diócesis Civitaense, como unidad administrativa y judicial que lindaba en su límite occidental por el río Coa, y a partir de esa época comienza la repoblación del alfoz con campesinos traídos de Galicia, Segovia y Ávila para su explotación agrícola y ganadera.

Con la llegada al trono de Alfonso IX la orden de Pereiró pasó a llamarse Orden de Alcántara y fue seguramente dicha orden la que repobló Fuentes de Oñoro para explotar su propiedad construyendo el templo parroquial alrededor del año 1.230.

La historia de Fuentes de Oñoro dada su proximidad a Portugal, para bien o para mal, no podía sustraerse a la estrecha relación con el país luso. En 1.297 en el Tratado de Alcañices se fijaron los límites divisorios entre Castilla y Portugal, y dada la condición de aldea fronteriza con Portugal, Fuentes de Oñoro tenía la condición de Aldea Fortaleza.

Para una mejor administración, Ciudad Rodrigo dividió su alfoz en seis partes llamadas: Argañán, Camaces, Yeltes, Agadores, Robledo y Socampana. Fuentes de Oñoro esta dentro del Sexmo de Argañán.

La posesión de la tierra era de tres clases: las propiedades privadas, los terrenos concejiles de propios (a los que acudían los labradores y ganaderos del lugar previo pago de una tasa) y los devasos que eran tierras de aprovechamiento comunal disfrutados por los labradores y ganaderos del sexmo. Con posterioridad, los devasos se fueron convirtiendo en propiedad privada, bien minifundios o latifundios por el aumento de la población y las necesidades económicas para sufragar guerras.

En Ciudad Rodrigo había dos familias enfrentadas: los Garci-López y los Pachecos. Los Garci-López tras la Muerte de Pedro I el Cruel tomó partido por Fernando I de Portugal y Fuentes de Oñoro con todo su alfoz quedó anexionado al reino luso. Terminado el conflicto Enrique II desterró a los Garci-López, que se marcharon a Portugal.

Aunque en el tratado de paz (1.371) se acordó la cesión de Ciudad Rodrigo a Portugal como dote de Enrique II a su hija Doña Leonor prometida en matrimonio al rey portugués, como tal matrimonio no se realizó, quedó sin efecto la anexión de la ciudad al país vecino.

En 1.474, al fallecimiento de Enrique IV, le sucedió su hermana Isabel, reina de Castilla, casada con Fernando, heredero de Aragón y rey de Sicilia. El rey Alfonso V de Portugal, y tío de Juana la Beltraneja, hija adulterina de Enrique IV, entabló por motivos sucesorios nueva guerra contra Castilla, que traería para el alfoz de Ciudad Rodrigo gravísimos daños, cercando Ciudad Rodrigo y al no poder conseguir la rendición, arrasaron todo cuanto se hallaba a su paso, y en su paso se hallaba Fuentes de Oñoro.

Finalmente el 18 de septiembre de 1.479 se alcanzaba la paz entre Castilla y Portugal. Los Reyes Católicos renunciaban a su título de reyes de Portugal y Doña Juana por su parte al de reina de Castilla y León. No obstante, Pedro de Albuquerque, señor de Sabugal y Alfayates, continuó haciendo incursiones en la tierra de Ciudad Rodrigo.

A partir de 1.480 se inicia para Fuentes de Oñoro un largo periodo de tranquilidad. Las únicas fricciones que se producían con los lusos eran por el cultivo de la tierra y los arrendamientos, prohibiéndoles a partir de 1.500 que arrendasen tierras de Fuentes de Oñoro. A dicho periodo de paz siguió una nueva repoblación, y un crecimiento demográfico y hacia 1.534 en sexmo de Argañan contaba con 1.025 vecinos.

La hermandad hispano lusa se acentuó con la llegada al poder del rey Felipe II en 1.581, estando bajo la misma corona desde 1.581 hasta 1.640 en que Portugal decidió romper el yugo que lo mantenía unido a la corona hispana. Tras una larga contienda que duró veintiocho años, los daños y despoblaciones fueron continuos. A partir de 1.643 las incursiones lusas en el campo de Argañan fueron continúas: se incendiaron pueblos, arrasaron mieses y robaron ganados. Los habitantes de los pueblos de la comarca tuvieron que abandonar sus casas. Posteriormente, a partir de 1.669 se produce una nueva repoblación, retornando los agricultores y ganaderos a sus casas.

El siglo XVIII comienza con la guerra de sucesión, cuando muere el rey Carlos II sin descendencia, comenzó en 1.702 una sangrienta guerra por la sucesión al trono español en la que está implicada media Europa. Portugal se decanta por el Archiduque Carlos, siendo invadido el campo de Argañan por las tropas lusas, inglesas y el consiguiente abandono de los campos y los pueblos.

Ir al principio
ADUANA

El reconocimiento nacional e internacional de Fuentes de Oñoro viene dado por su condición de puesto fronterizo con la más importante aduana hispano-portuguesa. Desde el Siglo XIV la vigilancia del paso fronterizo de mercancías era desempeñada por el alcalde de sacas, cargo municipal, que recaía en alguna persona de los linajes importantes de Ciudad Rodrigo: dicho alcalde no ejercía directamente la vigilancia, sino que la arrendaba al mejor postor en cada pueblo fronterizo. En el Siglo XVIII surge la figura de Administrador de Aduanas con el título de Don, siendo el primer Administrador de Aduanas que se tiene constancia a Don Antonio Martín Administrador de la Aduana de Fuentes de Oñoro.

Ir al principio
BATALLA DE FUENTES DE OÑORO

A principios del siglo XIX, Fuentes de Oñoro sufrió las fatales consecuencias de otra guerra: la guerra de la Independencia. Con la disculpa de invadir Portugal, las tropas napoleónicas habían ido tomando posiciones en toda España, y tras la sublevación del pueblo de Madrid el 2 de mayo de 1.808, la resistencia prendió como una mecha en toda España y Ciudad Rodrigo se dispuso a no dejarse dominar por los franceses.

Tras la heroica resistencia de Ciudad Rodrigo sucumbió el 10 de julio de 1.810. Ante el inminente saqueo de los franceses. Todo el pueblo de Fuentes de Oñoro abandonó sus casas y el párroco, ocultó los objetos de valor de la Iglesia.

La batalla entre franceses y aliados (Ingleses, Portugueses y Españoles al mando del guerrillero Julián Sánchez "El Charro") tuvo su epicentro en el casco urbano de Fuentes de Oñoro. Al mando de las tropas aliadas estaba el ingles Lord Wellington y por parte de los franceses el Mariscal Massena. El objetivo de los franceses era avituallar a las tropas francesas cercadas en Almeida, y la intención de los aliados impedirla.

Tras varios días de dura batalla y numerosas pérdidas por ambos bandos, los franceses se atribuyeron la victoria, incluyendo su recuerdo en el Arco del Triunfo de París, aunque la verdad es que la victoria fue de los aliados: Wellington impidió el abastecimiento de Almeida, que era la causa del enfrentamiento.

La derrota hundió ante el emperador Napoleón al Mariscal Massena, e hizo crecer la aureola del general inglés.

La ciudad de Londres, agradecida a este pueblo, que aupó en la fama a Lord Wellington, le dedicó una de sus calles:“ Fuentes de Oñoro street”.

Es de destacar el heroísmo del párroco de Fuentes de Oñoro, Don Luis Silva, que durante la batalla de Fuentes de Oñoro, se introdujo en la iglesia entre el cañoneo de la artillería y las llamas de la iglesia para salvar “el copón”. Después de doscientos años aún perdura en el recuerdo popular el heroísmo del párroco, habiendo merecido el copón pasar a la historia ocupando el centro del escudo del pueblo.

Ir al principio
ORIGEN DEL AYUNTAMIENTO DE FUENTES DE OÑORO: INDEPENDENCIA ADMINISTRATIVA

Después de la constitución de Cádiz de 1.812 se abrió el camino para la elección de los Ayuntamientos. Se trata de una incipiente democracia, que aunque no existe documento alguno, al igual que en otros municipios, los vecinos eligieron entre los contribuyentes mayores de edad unos compromisarios como electores de alcalde y concejales. Así surgió el Ayuntamiento de Fuentes de Oñoro, que empezó a financiarse con los ingresos del Pinar de Azaba (hoy llamado de “Los Campanarios”) las subastas de los Consumos de vino, aguardiente y carnes, el arriendo de ejidos y pastos de la rivera, la parte correspondiente a la contribución territorial y alguna multa. Por otro lado los gastos del Ayuntamiento eran los del Secretario, guarda del pinar, alguacil, sepulturero,etc, corría con una cuarta parte del sueldo del maestro de primera enseñanza, gastos de Policía y Seguridad Urbana y Rural, costeaba obras municipales y reservaba algunos gastos para imprevistos y calamidades,etc. Tras muchas reformas y con el paso de los años, incluyendo desamortizaciones y diversos litigios sobre los bienes comunes y ejidos de los que los oñorenses tenían el derecho exclusivo de aprovechar pastos y rastrojeras, llegamos a finales de los años ochenta del siglo XIX en los que Fuentes de Oñoro emprende el camino del desarrollo.

Ir al principio
LA RUEDA DEL PROGRESO

A finales del siglo XIX Fuentes de Oñoro emprende camino hacia el progreso, que le pondrá a la cabeza de la zona, fundamentalmente debido al trazado de la línea de ferrocarril.

En 1.886 se inauguró la Estación de ferrocarril y Fuentes de Oñoro se subió al carro del progreso, paso de ser una aldea apenas conocida a ser el punto de enlace más importante entre Europa y Portugal. Con la Estación creció la Aduana y se estableció el Consulado Portugués.

Con la llegada del ferrocarril, Fuentes de Oñoro necesitaba ferroviarios, carabineros, empleados de aduana, etc, y en torno a la estación, situada a un kilómetro de distancia del pueblo, surgió un poblado denominado desde el principio como “Colonia de la Estación" de Fuentes de Oñoro.

Casi al mismo tiempo que llegaba el ferrocarril, se instaló una oficina de telégrafos, haciéndose cargo del local y mobiliario necesario el Ayuntamiento, a pesar de las penurias económicas, hasta que en 1.922 se hizo cargo de los gastos la administración del Estado.

En 1.906 llegó a la Colonia la electricidad, solo veintisiete años después que Édison inventara la lámpara eléctrica. Quizá fue el primer pueblo salamantino que gozó de tan maravilloso invento. Al resto del pueblo no llegará la electricidad hasta 1.927.

Con la llegada del automóvil, era necesario una carretera que enlazase con Portugal, y que mejor sitio que por Fuentes de Oñoro. Y en 1.933 estaban en marcha las obras de la primera carretera entre Fuentes de Oñoro y Ciudad Rodrigo.

Finalmente, tenemos que destacar la importancia que ha tenido la reciente inauguración de la Autovía A-62 en España a su paso por Fuentes de Oñoro y su conexión con Portugal ( A-25), que es de vital importancia para el futuro de Fuentes de Oñoro y su desarrollo económico y el potencial crecimiento para el futuro como vía de comunicación esencial para el transporte de mercancías por carretera entre Portugal, España y resto de Europa.

En cuanto al Ayuntamiento, como institución, ha sufrido muchos avatares, dependiendo de los tiempos, Monarquía, Dictadura de Miguel Primo de Rivera, República y después de la Guerra Civil con el franquismo, hasta que en 1.979 se celebraron las primeras elecciones municipales y volvió a surgir el Ayuntamiento.

Ir al principio
ESCUDO HERÁLDICO

Escudo heráldico fue encargado por el Ayuntamiento en 1.955 y aprobado por el Jefe del Estado, y publicado en el BOE nº 225 de 9 de octubre.

El escudo se halla basado en la “Batalla de Fuentes de Oñoro”. Tiene forma oval, rematado por Corona de oro, con cuatro perlas- plata entre los florones y engastado con piedras preciosas el círculo. Los lambrequines son de plata.

Se halla divido en cuatro cuarteles y en el centro otro escudo.

Primer cuartel: Cruz de Oro en campo de Gules (rojo) en la parte superior de la Cruz: JHS y el palo trasversal en el palo la leyenda: Santa Bárbara. La cruz de santa Bárbara en el teso al que ha dado nombre fue probablemente el monumento alzado en conmemoración de la Batalla y en acción de gracias a la patrona de la Artillería por la victoria.

Segundo cuartel: León rampante en Gules sobre campo de Plata. Es el símbolo del heroísmos demostrado en la Batalla.

Tercer cuartel: sobre Campo de Azur(azul), castillo en Oro, símbolo de la Victoria contra las tropas napoleónicas.

Cuarto Cuartel: sobre campo de Oro (Amarillo) tres árboles en sinople (verde), recuerdo de los tres álamos que existían a la puerta de la Iglesia parroquial, donde fueron atados y fusilados algunos enemigos.

Escudo central: Un copón de Oro, sobre campo azur. Es el recuerdo de la hazaña del Párroco Don Luis Silva, que el 3 de mayo de 1.811 se introdujo entre las balas a salvar la Eucaristía conservada en un Copón.

En 1.958 el Jefe del estado firmó en Madrid la doble concesión de titulo de Villa y tratamiento de Ilustrísimo para el Ayuntamiento.

Y esta ha sido la Historia de la Villa, que comenzó siendo una heredad donada por Alfonso IX de León a la Orden de Alcántara en el año 1.226

Ir al principio