• Inicio
    • Batalla de Fuentes de Oñoro

Batalla de Fuentes de Oñoro

A principios del siglo XIX, Fuentes de Oñoro sufrió las fatales consecuencias de una guerra: la Guerra de la Independencia. Con la disculpa de invadir Portugal, las tropas napoleónicas habían ido tomando posiciones en toda España, y tras la sublevación del pueblo de Madrid el 2 de mayo de 1.808 prendió como una mecha en toda España y Ciudad Rodrigo se dispuso a no dejarse dominar por los franceses.

Batalla de Fuentes de Oñoro

Tras la heroica resistencia de Ciudad Rodrigo, sucumbió el 10 de julio de 1.810 ante el inminente saqueo de los franceses. Todo el pueblo de Fuentes de Oñoro abandonó sus casas y el párroco ocultó los objetos de valor de la Iglesia. La batalla entre franceses y aliados (ingleses, portugueses y españoles al mando del guerrillero Julián Sánchez El charro) tuvo su epicentro en el casco urbano de Fuentes de Oñoro. Al mando de las tropas aliadas estaba el inglés Lord Wellington y por parte de los franceses el Mariscal Massena. El objetivo de los franceses era avituallar a las tropas francesas cercadas en Almeida, y la intención de los aliados impedirla.

Tras varios días de dura batalla y numerosas pérdidas por ambos bandos, los franceses se atribuyeron la victoria, incluyendo su recuerdo en el Arco del Triunfo de París, aunque la verdad es, que la victoria fue de los aliados: Wellington impidió el abastecimiento de Almeida, que era la causa del enfrentamiento.

La derrota hundió ante el emperador Napoleón al Mariscal Massena, e hizo crecer la aureola del general inglés.

La ciudad de Londres, agradecida a este pueblo, que aupó en la fama a Lord Wellington, le dedicó una de sus calles:“ Fuentes de Oñoro street”.

Es de destacar el heroísmo del párroco de Fuentes de Oñoro, Don Luis Silva, que durante la batalla de Fuentes de Oñoro, se introdujo en la iglesia entre el cañoneo de la artillería y las llamas de la iglesia para salvar “el copón”. Después de doscientos años, aún perdura en el recuerdo popular el heroísmo del párroco, habiendo merecido el copón pasar a la historia ocupando el centro del escudo del pueblo.